Hoteles con minibar gratuito en Tánger

BUSCA HOTELES EN Tánger

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación Gratuita en la mayoría de habitaciones

Sobre Tánger

La belleza de emplazamiento y de su luz ligeramente azulada ha hecho de ella un objeto de inspiración para generaciones de artistas de entre los más grandes. Sus calles, sus hoteles y sus cafés han visto pasar a Tennessee Williams, a Samuel Beckett, a Jean Genet. Sus palacios vivieron las fiestas mundanas de Barabara Hutton o de Malcolm Forbes. Leer más »

Tánger

Sobre Tánger

La belleza de emplazamiento y de su luz ligeramente azulada ha hecho de ella un objeto de inspiración para generaciones de artistas de entre los más grandes. Sus calles, sus hoteles y sus cafés han visto pasar a Tennessee Williams, a Samuel Beckett, a Jean Genet. Sus palacios vivieron las fiestas mundanas de Barabara Hutton o de Malcolm Forbes. Su luz inspiró a Matisse y su misterio a Paul Bowles; la ciudad blanca ha sabido siempre enamorar a los genios.

Dispuesta como un anfiteatro sobre el Estrecho de Gibraltar, se asoma al Atlántico y al Mediterráneo. Su ubicación, su historia y las comodidades hoteleras que ofrece hacen de Tánger un destino privilegiado para los viajeros en busca de románticos recuerdos.

En Tánger es indispensable recorrer el Petit Socco, llamado también Souk Dakhil (zoco chico), el corazón de la Medina y uno de los lugares más atractivos y característicos de la ciudad. También es preciso conocer sus museos: el de Arte Marroquín Dar el Makhzen y las colecciones de arte expuestas en el antiguo Consulado Americano.

Hay que hacer una pausa en el café Hafa, cuya decoración ofrece una inigualable vista sobre el estrecho. En los alrededores, son interesantes las visitas a los Cabos Espartel y Malabata, las Grutas de Hules y las ruinas romanas de Cotta. A sólo 14 kms. de Tánger, el cabo Espartel marca el extremo noroccidental del continente africano. Y muy cerca, se encuentran las espectaculares Grutas de Hules, cavidades naturales que el mar invade con marea alta. La ruta costera entre Tánger y Ceuta ofrece espectaculares vistas sobre el Estrecho, playas solitarias y pequeñas calas. El cabo Malabata, además de las vistas de la bahía de Tánger y el Estrecho de Gibraltar, permite admirar un curioso edificio de aspecto medieval - el castillo de Malabata - construido a principios de siglo. La pequeña ciudad romana de Cotta, con sus granjas y fábricas habla al viajero curioso de los modos de vida de los primeros siglos de nuestra era.

Cómo moverse

Lo mejor para desplazarse por el centro o la Medina es andar a pie. Aquí podrás perderte fácilmente entre perfumes y esencias y callejear en sus alrededores y descubrir las maravillas que esconden cada rincón de la ciudad.

Pero si lo que deseas es ganar tiempo o ir un poco más lejos, el taxi o el autobús son poco costosos y recorren todos los barrios de la ciudad.

Eventos y fiestas típicas

Además de los festivos nacionales y religiosos como el Ramadán, en mayo y junio se desarrolla el festival internacional de Jazz más importante de Tánger, el Tanjazz, convocando a los artistas más famosos del momento.

En julio de cada año se organiza una nueva edición del Festival Noches del Mediterráneo a la que acuden tanto turistas como residentes para disfrutar en distintos locales de la ciudad de las mejores bandas del perímetro mediterráneo.

De compras

Llevarse un recuerdo de la región, hacerle un regalo a un conocido o hacer las compras de la semana, Tánger es tu aliada. Los centros comerciales, las tiendas especializadas, los grandes almacenes y los zocos tradicionales están esparcidos por el centro de la ciudad. De oro, plata o piedras preciosas, podrás encontrar una infinidad de artículos de joyería y relojería así como tiendas de antigüedades, cubertería, vestimentas tradicionales Beldi, perfumería y alimentación.

Qué se cuece en Tánger

Detrás de cada plato hay una historia, y compartir este momento es la base sobre la cual se fundamenta la sociedad marroquí.

El cuscús, elaborado a base de sémola de trigo, carne o pescados y verduras, es el plato por excelencia. El toque exótico lo imprime la harissa.

La pastilla así como el tajín son otros de los famosos platos que suelen seguir un método de preparación tradicional.

No pierdas la ocasión de probar el pescado y el marisco fresco en el mismo puerto de Tánger. Es lo más destacado de la oferta gastronómica. Si te apetece comer comida rápida en la calle busca siempre los sitios donde haya más gente, es una apuesta segura de que los productos son los más frescos.

El , considerado como una bebida de cortesía, está muy arraigado en la cultura árabe, tanto que si rechazas una invitación a tomar té, podrías estar ofendiendo a un marroquí.

El clima

Las estaciones más agradables para descubrir Tánger son la primavera (de mediados de marzo a mayo) o el otoño (de septiembre a noviembre), cuando ha pasado ya lo peor de las temperaturas más altas.

Datos prácticos

El árabe es el idioma oficial de Marruecos, aunque el francés siempre ha estado presente en los ámbitos del negocio, la prensa y la educación. En menor medida que el francés, el español se mantiene al norte del país.

El viernes es el día principal de oración, de modo que muchas empresas amplían la hora de la comida. Durante el Ramadán, el ritmo del país cambia y la jornada laboral pasa a ser de 8h00 a 16h00.

Entonces...

En Tánger, verás cómo las anécdotas se convierten en leyendas. La Medina ha sido siempre fuente de inspiración de artistas, y sin excepción, todos se rindieron ante la belleza de la plaza del Petit Socco y sus cafés, de su puerto y de sus aromáticos paisajes. ¡Ven a encontrar tu vena artística y verás cómo suena la flauta!

Últimas Valoraciones

  • Hotel tanjah flandria viaje a tanger. El hotel no esta mal siempre cabe decir que soy una persona poco exigente pero la habitacion era mas o menos grande con aire acondicionado tele de plasma en la que se cogia alugunos canales en español aunque a veces se veian bastante mal todo hay que decirlo pero por lo general bien no es un hotel que en españa se considere de cuatro estrellas pero a mi me gusto tiene frigorifico y un baño bastante amplio la limpieza esta bien aunque el desayuno los bollos estaban un poco duros pero por lo demas bien la piscins de la azotea es bastante pequeña y cubre solo hasta la cintura pero parar pegarte un bañito y refescarte esta bien.

  • Auténtico. Cuando llegas al hotel te da mala impresión, parece el típico hotelito de carretera para quedar con un ligue a escondidas, pero cuando entras la impresión mejora, está decorado estilo árabe y el personal es muy atento. La habitación estaba bien para el precio, y evidentemente no era lujosa. Por la noche, descubrimos que lo que llaman su "Tavern", es un bar-discoteca de prostitutas, que brindan sus servicios evidentemente en el mismo hotel. El desayuno, buffet, estaba muy bien, en un salón con vistas a la piscina. Había mucho personal para pocos clientes. En fin, el hotel te da una experiencia curiosa, y sobre todo bastante típica. Está como a 8 km del centro rumbo al aeropuerto, y es muy silencioso. Podría repetir. El trato del personal.

  • Plenamente satisfecha. Nuestra estancia en Hotel Rembrandt cumplió nuestras espectativas. Conociendo que el hotel tienen sus años, las habitaciones son espaciosas y limpias. Amuebladas con lo indispensable y con muebles un poco antiguos, pero todo muy limpio. Las habitaciones disponen de aire acondicionado con mando a distancia, televisión con dos o tres canales españoles, una mesita escritorio con su silla y un amplio armario. Los baños están recién reformados y muy limpios. El desayuno me pareció adecuado (zumo de naranja, café, leche, cacao, tres tipos de cereales, tres tipos de bollería, 4 tipos diferentes de pan (dos de ellos típicamente marroquí), mantequilla, yogur, dos tipos de mermelada, miel y algo muy apreciado por el público marroquí, ¡aceitunas negras! y aceite. No hay embutidos). La atención del personal muy buena, tanto en Recepción como en Pisos y Restaurante/Bar. La mayoría del personal habla y entiende español. Está en pleno centro de la ciudad pero las ventanas están insonorizadas. La zona ajardinada de piscina y la atención del personal en general.

  • Un hotel simpático. Ya sabía que el problema de los hoteles en Marruecos es, en general, su falta de mantenimiento. El Rembrandt es representativo de esta dejadez, aunque, en mi caso, los aspectos positivos pesan más que los negativos. El personal es muy amable, la ubicación es óptima, las habitaciones están limpias, en el restaurante se come muy bien y a buen precio, en el bar se puede tomar lo que uno quiera y enfrente hay un garaje donde puede dejarse el coche por dos euros la noche. En resumen, un hotel simpático al que regresaré cuando vuelva a Tánger. Su ambiente, propio de la época en la que Tánger fue una ciudad mítica.

  • Hotel Rembrandt

    9.2 Extraordinario (117 opiniones)

    Viaje a tanger. Fui con mi esposo este puente de la constitucion a tamger, la verdad que lo pasamos muy bien: hotel rembrandt un 3 estrellas, antiguo pero muy bien ubicado, limpio, la comida y desayuno abundante, limpio, calidad precio muy buena, volveria. Tanger, diferente, con gente amable, uno se mueve comodo. Recomiendo visitar asilah, pueblo pintoresco, alli comimos en casa pepe( muy bien), la mayoria de la gente iba en taxi, quienes cobraban entre 30 y 50 euros, nosotros decidimos ir en bus, que lo tomamos en la estacion de bus y nos salio 3 euros a cada uno ida y vuelta. En tanger, caminar, perderse, comer bien, comprar,y relajarse tomando el te con menta en el cafe de paris o merendando en la española. Ubicacion.

  • Excelente personal. Hemos estado 3 personas en Tanger 5 dias. El Rembrand es un hotel muy bien situado, a 15 min de la playa (cuidado! dejar cosas de valor en el hotel) cerca del puerto pero limpísima. Cerca tambien de la medina y de la kasba, a donde se puede ir andando o en taxi azul, por menos de 1?. El hotel es antiguo, pero lo están reformando, y tiene un encanto "demodé". Todo está limpísimo, las sabanas y toallas impecables (lavadas y planchadas a mano, secadas al sol, un verdadero placer). El jardin y la piscina, muy agradables y cómodos. Lo mejor, el personal: atento y amable en todo momento, desde el director, los recepcionistas. Gracias Jadija, Mohamed, Hamed? y a todos y cada uno de ellos. Lo peor, el desayuno: sería muy barato poner unas frutas de estación y quizá unos huevos revueltos o fiambre de pollo. El personal, las vistas desee atrás.

  • Tánger merece la pena. A poco más de una hora de Madrid, Tánger ofrece tranquilidad y bullicio a un tiempo, con unas vistas espectaculares sobre el Estrecho. El vuelo con Ryanair fue bien: puntual y con sus servicios básicos. El hotel Rembrandt no está mal, pero se ve que ha conocido mejores tiempos. Lo mejor es la amplitud de habitaciones y baño, con todo lo básico pero sencillos y limpios. Por suerte tiene buenas ventanas que insonorizan del ruido de la Av. Mohamed V, que tiene mucho tráfico; las habitaciones que dan al mar, por lo que vi, son privilegio de japoneses. El hotel necesita un buen repaso, pero su cercanía al centro histórico lo hace recomendable. Lo peor quizá sea el buffet del desayuno, poco variado e imaginativo. Por el contrario, el personal es amable y habla español. La amplitud y el trato del personal.

  • Lo mejor del hotel es la situación. Está en una de las calles principales de Tanger y muy cerca de la Medina, te puedes desplazar a pie. Las habitaciones son correctas. Si tienes suerte de puede tocar las que estan renovadas, con los muebles y baños nuevos y recien pintadas, pero las que no, los muebles son muy viejos. No hay minibar ni secador en el baño, ni tampoco te dejan champú. El desayuno es justito, hay muy poca variedad, pero lo que hay esta bien. En el hall de entrada hay wifi gratuita. No todos los hoteles tienen wifi y ademas algunos te hacen pagar. Es un hotel recomendable, solo le falta renovarse un poquito en cuanto a mobiliario. Calidad-precio: bien.

  • Buena situación y correcto equipamiento. La gran ventaja del Hotel Rembrand radica en su situación, en el centro de Tánger y a escasos 10 minutos de la antigua Medina. Las instalaciones están muy bien, sin grandes lujos pero limpias y confortables (por ejemplo, los baños tienen ducha con mampara). Además, el trato del personal es genial. Si les preguntas, no dudan en recomendarte posibles escapadas a pueblos cercanos, los medios de transporte más adecuados para desplazarte, restaurantes en los que degustar los platos típicos de la zona... ¡Y además, casi todos ellos hablan español!. La situación y la atención del personal.

  • Buen hotel y muy buena ubicacion. Lo que mas nos sorprendió fue el hotel, le han dado un buen lavado de cara, esta bastante reformado. Tiene todavia cosillas un poco antiguas, pero en general muy bien. Las habitaciones son bastante grandes y las camas cómodas. Tienen AA y frigorifico pequeño. El baño esta bien, el wc es un poco viejo, pero funcional. El baño NO tenia ni un solo enchufe, un poco incomodo por el tema del pelo. En la habitacion si que habia enchufes. Muy destacable la piscina y el spa que tienen en la azotea, es fantastica, poca gente muy limpia y con tumbonas, el spa no lo probé, pero tenia me dió buena impresión. Tanger es ruidosa, con mucho bullicio, pero a mi personalmente me encantó. Estoy planeando la siguiente visita!!. La piscina de la azotea y el spa.

Foto destino

TÁNGER

1 HOTELES CON MINIBAR GRATUITO EN TÁNGER

Recomendaciones para ti de hoteles con minibar gratuito en Tánger

  • Ordenar por:
  • Selección Atrápalo
  • Mejor precio
  • Mejor valorados

El hotel cuenta con un total de 100 habitaciones repartidas en 7 plantas y 2 edificios. Tienen un gran jardín interior que ocupa una extensión de 5800 m².