Los mejores hoteles de Karlsruhe

Circuitos y ofertas destacadas en Karlsruhe

Karlsruhe

Capital del antiguo estado de Baden, Karlsruhe es una ciudad de 300.000 habitantes ubicada al suroeste de Alemania, que hoy en día pertenece al estado de Baden-Wurtemburg. Fue fundada en el año 1715 por el margrave Carlos Guillermo de Baden-Durlach en un momento en que este pretendía construir una ciudad en la que sus habitantes no estuvieran descontentos con él. El monumento originario de la ciudad, y uno de los lugares de visita obligada, es el Palacio de Karlsruhe, un gran edificio de estilo barroco que recuerda por sus formas y su imperiosidad a una réplica del Palacio de Versailles en menor tamaño. En los alrededores del palacio se extienden inmensas zonas verdes y un jardín botánico con una extensa variedad de flores y plantas. Los planes urbanísticos de la ciudad tomaron como centro el propio palacio, a partir del cual se empezó a trazar un total de 32 calles imitando los rayos del sol en forma de abanico. Por ello, a Karlsruhe se la conoce como "ciudad abanico".


Sede del Tribunal Constitucional Alemán (el máximo organismo encargado de impartir justicia en el país), Karlsruhe destaca por su carácter cosmopolita y abierto. Los alrededores de la calle Kaiserstrasse y de la Markplatz cuentan con una animada vida diurna y nocturna, en parte gracias a la gran cantidad de estudiantes que residen en la ciudad. En la Markplatz (o Plaza del Mercado) se ubica la iglesia más importante y la llamada Pirámide de Karlsruhe, cuya construcción se prolongó durante un siglo. Karlsruhe es también un afamado centro especializado en el estudio de las tecnologías y cuenta con una de las más prestigiosas instituciones alemanas en esta materia: el Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT). Las expresiones artísticas y culturales son una constante por toda la ciudad, que cuenta con un buen número de museos.


En los alrededores de la ciudad se encuentra el castillo de Turmberg, en lo alto de una elevación a la que se puede subir a bordo de uno de los funiculares más antiguos de Alemania. Además, no muy lejos de Karlsruhe se hallan importantes formaciones naturales como la Selva Negra, el Valle del Rin, el Bosque del Palatinado o la Cordillera de los Vesgos. 

Publicidad
Publicidad