Los mejores hoteles de Madeira

Circuitos y ofertas destacadas en Madeira

Madeira

Flores, acantilados y senderismo

Paz, tranquilidad y naturaleza. La isla de Madeira, considerada la joya de la corona portuguesa, destaca por su suave temperatura, sus playas de agua cristalina y su geografía montañosa. La belleza de sus poblaciones, con pequeñas casas blancas, produce una harmonía total con su entorno. El encanto de Madeira se revela también en sus habitantes, su folclore y sus cascadas florales. Tierra de tradición vinícola y artesana,  Madeira ofrece una tranquilidad y un entorno natural incomparable, con un suelo atormentado pero de inigualable belleza. Son muchos los lugares indispensables de visitar en la isla portuguesa. Desde maravillosos parques y jardines con una exótica flora, hasta paisajes marinos y altos acantilados. Sus pintorescos pueblos, ubicados en tranquilas valles conviven entre el mar y la montaña, haciendo de Madeira un lugar diferente.

Los principales lugares de interés de la isla son: Cabo Girao, el segundo acantilado marino más alto del mundo, los Jardines Blandy, que albergan una excelente colección de camelias, magnolias y rosas, Caniço, pueblo notable por su parroquia del siglo XV. En Funchal, la Catedral, el Palacio de Sao Lourenço, el Museo de Arte Sagrado, con impresionantes tesoros eclesiásticos y pinturas flamencas de toda la isla, la Praça do Municipio, el Barrio Viejo (Zona Velha), tradicionalmente el barrio de los pescadores, con calles llenas de restaurantes, talleres y tiendas, el Mercado dos Lavradores, el mercado principal de la ciudad, que está especialmente animado por las mañanas. Dentro hay un patio central rodeado de puestos que venden fruta y verduras. En la entrada las floristas ejercen su profesión vestidas con los trajes tradicionales.

Publicidad
Publicidad