8 cosas que puedes hacer cuando viajes a la Luna

Alberto Piernas 3 minutos
Estamos en el 2203, ¿recuerdas? Te acabas de tomar una cápsula de BigMac y escribirle a la pareja que tienes al lado del sofá si os vais de vacaciones. Y aunque aún te resistes a hacer un viaje espacial, te traigo de primera mano las 8 cosas que puedes hacer en la Luna y convertirte en un influencer cósmico.
viaje a la luna

Celebrar la Full Earth Party

El abuelo de tu abuelo te contó que, cuando tu pueblo era campo, una vez fue a Tailandia para celebrar la Full Moon Party. Una fiesta que a ti ahora te suena demasiado vintage cuando en la Luna puedes celebrar algo mejor: ¡la Full Earth Party! Salvo que aquí, en lugar de pareos hay trajes espaciales y géiseres volcánicos en vez de hogueras en la playa. De banda sonora, algo de Daft Punk mientras flotas sobre el suelo. Que eso no lo consigues ni tras 20 gin-tonics en el sudeste asiático.

viaje a la luna

Hacer el tour de Star Wars Episodio 43

Los fans más clásicos de la saga de Star Wars siguen yendo al desierto de Túnez o las costas de Irlanda en busca de los escenarios de sus películas favoritas (las antiguas antiguas). Pero hoy en día, lo más es hacer el tour del Episodio 43 estrenado el pasado mes de diciembre. Conoce la réplica de la nave del bisnieto del cuñado de Darth Vader orbitando o la Estrella de la Muerte pop up que han puesto en el lado norte. Impagable.

Jugar al golf

La Luna es un poco como un queso gruyer. De hecho, los ingenieros de campos de golf no se la tienen que calentar mucho en una superficie donde hay más agujeros que en las paredes de la casa de Pablo Escobar. Aún así, en caso de no apetecerte mucho darle al swing, siempre puedes hacer la ruta Shepard, la cual te lleva en busca de las dos pelotas de golf con las que Alan Shepard, el visitante más anciano de la Luna, utilizó para jugar una partida hace varios siglos.

viaje a la luna

Hacer turismo de negocios

El descubrimiento de un fósil lunar con el que solventar la falta de aparatos electrónicos ha llevado a muchas empresas a realizar sus congresos en la Luna. Te ponen una versión inédita de 2001 en clase Business y te llevan a probar los mejores fideos con gusanos del planeta. Pero si el turismo bleisure no te convence, siempre puedes ir en busca de oportunidades de negocio. Dicen que la presencia de chiringuitos con limonada lunar para viajeros recién llegados es una buena opción.

Experimentar el “floating zen”

El yoga, el pilates o la meditación tal y como la conocimos un día ha mutado en nuevas terapias new age. Desde que un famoso yogui viajase de India a la Luna, lo que más se lleva es en “floating zen”. O la posibilidad de realizar meditación levitando entre las estrellas mientras una audioguía o un consejero meditativo te introducen en esta nueva sensación cósmica. El té de salvia gravitatoria está incluido en el precio.

viaje a la luna

Visitar Patrimonios de la Humanidad

Aunque la Unesco se mostró reacia durante años, finalmente hace unos meses decidieron nombrar a las seis banderas colocadas por los estadounidenses Patrimonio de la Humanidad. El llamado Complejo de la Conquista tiene hasta una réplica del comandante del Apolo 12 y es uno de esos lugares insignia en los no puedes quedarte sin tomar una Story. ¿O eso es muy 2018?

Turismo de playa y snorkel

¿Te acuerdas cuando descubriste aquel tweet de tu tatarabuelo diciendo que habían encontrado agua en la Luna? Pues desde entonces la cosa se ha ido de madre y ya hay hasta 2 Hilton y clases de snorkel en busca de algas fluorescentes. Eso sí, yo te recomiendo irte a la zona que hay entre el lado oscuro (-123 º, ojo) y soleado (153º) para encontrar las mejores playas, especialmente la paradisíaca Moonwalk. Como las de Baja California, pero sin mariachis.  

viaje a la luna
© License CC0

Ir de tiendas

¿Qué tal un traje espacial con lentejuelas?¿Un casco firmado por Bulgari? O mejor, ¿por qué no comprar baratijas en los mercadillos que los inmigrantes alienígenas han montado en el Lado Oscuro de la Luna? Si decides ir a este último, hazte un seguro de viaje. Por eso, y por si te aparece Predator en algún momento.

Recuerda que si viajar a la Luna se te escapa de presupuesto, siempre puedes hacer turismo local en el desierto de Atacama o las playas de Cabo de Gata.

Más low cost.