Consigue tu vuelo+hotel y conoce Milán

Vuelo+Hotel a Milán 1

Quizás no has escuchado hablar muy bien de Milán, dicen que es una ciudad gris y que no tiene nada de artístico como Roma, Florencia y otras grandes ciudades de Italia, pero se equivocan, si hablan así es porque nunca han estado.
Milán es una ciudad que enamora, que invita a que la camines, es una ciudad industrial, eso sí, pero es lo que la hace especial.
Es modernidad, es el Teatro alla Scala, es el Duomo, es moda, es gastronomía, es mucho...


Milán es la mayor ciudad de la Italia septentrional  y la segunda ciudad de Italia por población. Se encuentra situada en la llanura padana, una de las regiones más desarrolladas de Italia.
Es una ciudad con mucha historia, fue fundada en el siglo VII a.C por los celtas con el nombre de Mediolanum y desde entonces es uno de los centros comerciales más activos del viejo continente, y  gracias a esto Milán pudo financiar la construcción de lo que es su monumento más importante y representativo: el Duomo de Milán.


Duomo de Milán: Catedral de estilo gótico, la cuarta más grande del mundo. Se encuentra en el centro de Milán y destaca por su peculiar forma y por su color casi blanco. Sin duda, lo mejor del Duomo son sus grandes vidrieras en el interior y la posibilidad de subir al tejado, desde donde, en los días despejados, se pueden ver hasta los Alpes Nevados. Además, desde allí podrás ver desde cerca el símbolo de la ciudad de Milán con el que todos los milaneses se identifican: la Madonnina, la estatua dorada de la Virgen María que domina la plaza desde el pináculo más alto del Duomo. ¡Te impresionará!

Muy cerca del Duomo se encuentra La Galería Vittorio Emanuele II, símbolo de Milán y fuente de inspiración para otras de Europa como la de París, Londres o Bruselas.


Galería Vittorio Emanuele II: Vittorio Emanuele II fue uno de los reyes más importantes de Italia, esta galería lleva su nombre como una forma de recordar el fin de una época triste y el comienzo de la monarquía y el auge de la cultura italiana. Fue construida en 1861 y terminada 12 años después. Se caracteriza por tener una forma de cruz que unifica dos de las plazas más famosas de toda la ciudad: la del Duomo y la de la Scala. Además, su enorme cúpula acristalada, en forma de bóveda, es única en el mundo.
Aquí podrás encontrar las tiendas más prestigiosas de Milán, donde la elegancia, el buen gusto, la delicadeza, la armonía y la serenidad son protagonistas. También, si tu bolsillo te lo permites podrás disfrutar del Restaurante Savini, un clásico de Milán.


¿Te apetece pasear? Pues vamos a adentrarnos en los canales navegables de Milán, el barrio Los Navigli.

Los Navigli: En un intento por convertir la ciudad de Milán en una urbe accesible desde el mar, se puso en marcha un proyecto de canalización que tenía como objetivo fundamental llevar el agua hasta el mismo centro de la metrópoli. Gracias a estos canales también fue posible el traslado de los mármoles necesarios para la construcción del Duomo y también el traslado de los rollos de papel que serían utilizados en el periódico más conocido del país, el Corriere della Sera.
El barrio de los Navigli representa lo que queda de un tiempo perdido: un lugar donde los protagonistas son los dos canales principales. Estos canales se llaman Naviglio Grande y Naviglio Pavese. No te puedes ir de aquí sin antes pasear entre sus canales, con terrazas a ambos lados, llenos de barcos - restaurantes donde podrás disfrutar de los mejores aperitivos de la ciudad. Sí, Milán es la ciudad natal del aperitivo, que consiste en un pica pica pero muuuuy grande, es decir: pagas una copa, ya sea un Spritz, un prosecco, un Negroni, un cuba libre, una cerveza, un White Russian... y tendrás derecho a una gran variedad de platos como ensaladas, pastas, pizzas, tramezzinis, dulces...


Seguro que ahora tienes otra visión de Milán, ¿verdad? Pero tienes que ir para descubrirla.
¡Corre, Milán te está esperando!