Consigue tu vuelo+hotel y conoce Bora Bora

Bora Bora tropical

Este paraíso convertido en atolón pertenece a las Islas de la Sociedad, en la Polinesia Francesa. Está formada por un volcán extinto, rodeado por la laguna más bella del mundo y separada del mar por un increíble arrecife.

Al llegar al aeropuerto podrás ver la laguna y la isla principal al frente, con el monte Otemanu, que con sus 727 metros es el punto más alto de la isla.
La preciosa laguna puede recorrerse en canoa o también o en embarcaciones especiales con fondo cristalino, aunque muchos prefieren nadar o hacer buceo y recorrer así cada rincón del arrecife de coral contemplando muy de cerca una inimaginable vida marina colmada de colores.

De las siete islas del archipiélago, Bora Bora es una excelente presentación para descubrir la Polinesia Francesa. La primera sensación que se impregnará en tu retina para siempre es la imagen de una joya posada en el azul del Pacífico.
Sus mayores atractivos son sus playas, esas aguas cristalinas salpicadas de arrecifes de coral; la observación de la vida marina y los bungalows sobre el agua, el sueño de todas las parejas recién casadas y de los más románticos. Por todo esto, es el destino preferido para pasar la Luna de Miel.

La isla está rodeada de motus, que son pequeños islotes alargados con una frondosa vegetación. Son un espectáculo para la vista, así que coge tu cámara y no pares de hacer fotos, sobre todo al más famoso de todos, el Motu Tapu. Además, desde Bora Bora se pueden ver las cercanas islas de Tahaa, Raiatea y Mahupiti.

A pesar de ser conocida mundialmente no es un centro turístico demasiado frecuentado, debido principalmente a la distancia que separa esta zona de otros sitios, detalle que la hace aún más especial e ideal para quienes buscan tranquilidad y contacto con la naturaleza. Hay que decir que Bora Bora es un destino de lujo, ya que el coste de unas vacaciones de una semana es un poco elevado, pero no, no queremos que pienses que nunca podrás ir, ahorra un poco y te guardarás esta experiencia para siempre, será "el viaje de tu vida".

Disfruta de sus playas durante el día y maravíllate con las puestas de sol a bordo de un catamarán. Playa Matira, al sur de la isla, es la más famosa tanto por sus aguas tibias y poco profundas como por sus arenas súper blancas, ideal para relajarse y descansar antes de conocer el Parque Marino Lagoonarium, donde podrás nadar entre tiburones, tortugas marinas, rayas y otros animales marinos...¡impresionante!
Si lo que te gusta es la artesanía, tienes que visitar el principal poblado, se trata de Vaitape, que cuenta con un centro artesanal ideal para llevarte un recuerdo del lugar como el aceite de Monoi. Tampoco tienes que irte de aquí sin ir a ver la tumba de Alain Gerbault, el conocido navegante que dio la vuelta al mundo en solitario en 1929.

En Bora Bora no existe transporte público. Puedes realizar safaris con jeep que te llevarán al interior de la isla, pero también puedes alquilar un coche, o mejor aún, en bicicleta o caballo, así descubres de una manera más natural los vestigios de templos polinesios durante tu paseo.

Si de gastronomía hablamos, Bora Bora cuenta con una deliciosa tradición culinaria que nos deleita con ricas mermeladas hechas a base de frutas exóticas, cocina marinera a base de mariscos y pescados y una mezcla de platos franceses e internacionales.
Es común encontrar platos que combinan la verdura típica polinesia, el uru; el ñame, un tubérculo que suele acompañarse con pescado o carne y se cocina en los típicos hornos enterrados tahitianos, ¡buenísimo! Y no nos olvidemos de las bebidas, los deliciosos cócteles como el Maitai (mezcla de rones, piña fresca  y Cointreau) y el Banana Coralia (plátanos frescos, zumo de limón, almíbar de fresa y nuez de coco).

Para llegar a Bora Bora desde cualquier punto del mundo es necesario pasar primero por Tahití. La puerta de entrada a Tahití y sus islas es el Aeropuerto internacional de Faa'a.
Allí en la terminal de vuelos interinsulares podemos coger el vuelo a Bora Bora. Air Tahiti tiene cinco o seis vuelos diarios de unos 50 minutos de duración al aeropuerto de Bora Bora, Motu Mute. También hay vuelos desde Moorea, Huahine, Raiatea, Rangiroa, Manihi y Tikehau. 

Un reducto romántico de belleza deslumbrante, Bora Bora, en la Polinesia Francesa es un destino exótico por excelencia y un paraíso natural donde todos nuestros deseos de relax y placer pueden hacerse realidad. ¡Descúbrela!