Consigue tu vuelo+hotel y conoce Brujas

Brujas de noche

Brujas es una de las ciudades medievales mejor conservadas en el mundo y durante muchos siglos ha sido un importante centro comercial del Norte de Europa. Debido a sus característicos canales, ha sido comparada con Venecia, Ámsterdam y Estocolmo; su centro histórico ha sido declarado Patrimonio Unesco en el 2000.

Visitar Brujas a pie es la mejor manera para no perderse ninguno de los detalles de sus casas de piedra con frontones triangulares y sus calles adoquinadas. No hay una época del año más recomendable para viajar Brujas, pero si te gustan los mercadillos navideños, durante el Adviento podrás encontrar un bonito mercado de artesanía típica, que podrá inspirarte para las compras de Navidad. Otro periodo del año donde también disfrutar de muchas actividades es el verano, cuando se organizan conciertos de música clásica y festivales; el más famoso es el Cactus Festival, en el romántico parque Minnewater, donde se pueden escuchar conciertos de blues, reggae y música étnica.

Cualquiera que sea el momento del año en que decidas viajar a Brujas, hazte la idea que podrías volver con unos kilitos de más... Pralinés, gofres, crêpes te guiñan el ojo desde los escaparates de las pastelerías, ¡será difícil resistirse! Y en general la gastronomía flamenca es exquisita como la francesa, pero abundante como la alemana, tenlo en cuenta. La cerveza es tan buena que no podrás no probarla y volver a probarla... La de Brujas se llama Brugs tarwe y es una cerveza blanca de trigo.

Para llegar a Brujas desde España tienes dos opciones: volar directamente al Aeropuerto de Ostende, que se encuentra a 25 km de Brujas y luego desplazarte en tren (15 minutos) o bien coger un vuelo a Bruselas y aprovechar para conocer también la capital belga (95 km al norte oeste de Brujas, 1 hora de tren). Alojarte en Brujas no será un problema: la ciudad dispone de hoteles con encanto, baratos, de lujo, incluso alojamientos aptos para quien viaje en bicicleta.