Consigue tu vuelo+hotel y conoce Dublín

Río Liffey

Ciudad de la literatura y templo de la cerveza negra, Dublín es una población milenaria que cautiva a todos aquellos viajeros que deciden visitarla. Podemos definir Dublín como una ciudad completa. Lugar predilecto para los amantes de la historia, sus principales insignias son el castillo de Dublín, ubicado en la orilla sur del río Liffey, y sede del Parlamento irlandés desde 1801, y el Trinity College. Un complejo de edificios fundado en 1592 por Isabel I, que cuenta con 16 hectáreas repletas de edificios del siglo XVIII, jardines pavimentados y plazas. En Dublín también encontrarás algunos de los mejores ejemplos de la arquitectura georgiana, y la Catedral de la Santísima Trinidad, levantada en el siglo XI.


Y si te gusta la cerveza, y en especial la cerveza negra, Dublín es definitivamente tu ciudad. Sede de la famosa cerveza Guiness, la marca irlandesa se ha convertido en un símbolo del país. En la ciudad contrarás infinitos pubs y bares donde degustar las mejores cervezas de la isla. También encontrarás pubs literarios. Dublín es una de las cinco "ciudades literarias" del mundo declaradas por la UNESCO. Si quieres revivir los rincones de la ciudad donde los grandes escritores irlandeses pasaban las horas escribiendo sus novelas, podrás realizar tours literarios, donde también conocerás los pubs más singulares de Dublín.


Dublín tiene tantos atractivos que a menudo nos olvidamos de su entorno. Con el mar en el este y rodeado de montañas al oeste, te recomendamos que dediques un día a salir de la ciudad. Descubre los acantilados que rodean Howth, o visita los acogedores pueblos costeros de Blackrock o Killiney. Te recibirán con un entorno natural y unas vistas panorámicas incomparables. 


La mejor manera de aterrizar en la isla de Irlanda es a través del Aeropuerto de Dublín. A tan solo 10 kilómetros del centro de la ciudad, cuenta con varias líneas de autobús que te transportarán en poco más de 20 minutos. Dublín es una ciudad compacta y con gran oferta hotelera, con lo que en el centro de la ciudad encontrarás múltiples opciones para alojarte. Pero si decides alojarte en las afueras o en algún pequeño pueblo costero de Irlanda, la mejor manera de llegar es en autobús. 


¡No te lo pienses más y descubre Dublín!