Consigue tu vuelo+hotel y conoce Estocolmo

Puerto de Estocolmo

Estocolmo es la capital y la ciudad más grande de Suecia. Ocupa un archipiélago de 24.000 islitas surcadas por numerosas vías fluviales, lo que la hace especialmente atractiva.
Construida sobre 14 islas unidas por 57 puentes, el agua cobra gran importancia en la ciudad, por eso se le conoce como la Venecia del Norte

Sus grandiosos edificios públicos, palacios, rico legado histórico y museos nos relatan de una manera espléndida y singular sus 700 años de historia. ¿Por qué no me acompañas a descubrirla?

Estocolmo es perfecta, se mire por donde se mire. En verano las aguas que la bañan sirven para nadar, hacer kayak o pasear en velero y en invierno esas aguas cuando se congelan son las mejores para caminar o patinar.

Para empezar, tienes que ir a Gamla Stan (la ciudad vieja). Allí podrás admirar preciosas calles adoquinadas, edificios retorcidos pero perfectamente conservados, el famoso Palacio Real de estilo barroco italiano, iglesias góticas y excelentes cafeterías, bares, restaurantes y tiendas donde adquirir artículos de diseño sueco.
Gamla Stan es la residencia de más de 3.000 personas, además de contar con el Museo Nobel, Museo de Correos y la Oficina Numismática Real.
Es aquí donde podrás deleitar tu paladar en el Den Gyldene Freden, el restaurante más antiguo de Estocolmo, especialistas en platos tradicionales suecos. Su decoración interior no ha cambiado con el paso del tiempo, según lo confirma el Libro Guinness de los Récords.
El corazón medieval es Stortorget (la Gran Plaza), rodeada de casas de colores pastel. Aquí tuvo lugar el famoso baño de sangre de Estocolmo en 1520, durante el que cerca de 100 aristócratas fueron ejecutados. Hoy en día, los suecos más chic disfrutan de su café latte en las terrazas Kaffekoppen y Chokladkoppen, ¡emblemático!

Si te gusta el arte, el diseño, la gastronomía, la música y sobre todo respirar un aire bohemio, ¡SoFo es tu barrio! Ubicado en Södermalm(que por cierto,es donde nació Greta Garbo), se encuentra el nido de los modernos, una pequeña comunidad de diseñadores y artistas eclécticos, que fueron creciendo en los últimos años acompañados por las diferentes propuestas gastronómicas y por una improvisada movida hípster.
El nombre de SoFo (South of Folkungagatan) es un guiño al barrio SoHo neoyorquino y aunque le han llovido muchas críticas, así se ha quedado.
La concentración de camisas de cuadros, pitillos y bigotes aumenta a medida que uno se aproxima a las calles que rodean Nytorget (Plaza Nueva para los más castizos). Lugar de referencia en la isla, sobre todo cuando llega el "calor" y se puede hacer un picnic o cuando llega el frío y aterrador invierno y podemos ver que los bebés no se empujan en carrito vintage, sino en trineo.
Sofo es la parte de Estocolmo de la que todo el mundo habla, y no es para menos, Sofo está de moda y eso está ayudando a que sigan naciendo tiendas y locales que fomentan un ambiente agradable y distinto. Ejemplo de ellos es el archiconocido Urban Deli: una combinación de restaurante de mariscos, cafetería y tienda de alimentos gourmet, con enormes ventanales que dan a Nytorget. Tiene su propia panadería y según dicen, están trabajando para fabricar su propia cerveza.
¡Saca tus mejores prendas, tu cámara de fotos, tus gafas de sol aunque no haga sol y disfruta de este genial barrio!

No olvidemos que Estocolmo tiene otras cosas que ver, que no sean modernos y restaurantes de Km 0.
Tienes que visitar también Kungsholmen: la Isla del Rey, donde está situado el impresionante Ayuntamiento, Djurgården: la "granja de animales" donde se encuentra Skansen (el primer museo al aire libre del mundo), el castillo de Ulrikdsal, o el cementerio del bosque Skogskyrkogården. ¡Te encantará cada uno de estos lugares!

¿Y sabías que el metro de Estocolmo es como una galería de arte gigantesca?
Más de 90 de las 110 estaciones de metro esconden dentro obras de arte creadas entre los años 50 hasta la década de los 2000. Además, es súper barato, solo basta comprar un billete de metro y podrás disfrutar de esta maravilla, ¿a qué esperas?

Otro de los must de Estocolmo es el Museo Vasa, donde se custodia el buque Vasa que naufragó en 1628 durante su primer y único (claro está) viaje y que fue rescatado de lo más profundo del océano en 1961. ¡Es impresionante!

¿Te quedaste con ganas de más? Pues coge la maleta y vuela hacia Estocolmo y descúbrelo por ti mismo.