Consigue tu vuelo+hotel y conoce Formentera

Formentera

Luz, tranquilidad, libertad... ¡Formentera es eso y mucho más! Lejos de los agobios de las metrópolis, esta pequeña isla descansa en mitad del Mediterráneo para ofrecerte una rica gastronomía y unos paisajes paradisíacos. El agradable carácter de sus gentes, la belleza de los pequeños pueblos de la isla y las tradiciones que se manifiestan en la música, la danza y la arquitectura popular hacen de Formentera un rincón único en el mundo.


La más pequeña de las Baleares es quizás la más virgen de todas. Todavía conserva especies naturales endémicas como el lagarto de las Pitiusas, un reptil único de las islas de Ibiza y Formentera, además de bosques poblados de pinos y sabinas autóctonos. Formentera también cuenta con multitud de playas y calas de fina arena para todos los gustos (recogidas, con ambiente, nudistas...), todas ellas bañadas por las cristalinas aguas del Mediterráneo. ¡Perfectas para la práctica de actividades acuáticas como el submarinismo o el snorkel! ¡Te sentirás todo un delfín! Aunque la naturaleza alcanza su máxima expresión en el Parque Natural Ses Salines, hogar de varias especies protegidas y fuente de la que emana el codiciado sal de la isla.


Formentera ha sido poblada desde tiempos inmemoriales, nada menos que desde la Edad de Bronce (buena prueba de ello es el sepulcro megalítico de Ca na Costa), aunque su situación relativamente apartada del mundo le ha conferido desde antaño un aire diferente, recogido. Esto atrajo a multitud de hippies en los años 60 y 70, que hicieron suya la tranquilidad de la isla para impregnar su estilo de vida en el carácter local.


Asimismo, la geografía de Formentera ha influido en el carácter de sus 11.000 almas y también en la cocina que elaboran. Los productos del mar son preparados en multitud de variantes: a la parrilla, en calderetas, en guisos, hervidos (como su famoso bullit de peix)... Platos que se combinan a la perfección con el amplio abanico de productos artesanales de los que disponen como la ensalada payesa, el queso elaborado en las casas tradicionales o postres como el suculento flaó.


¿Qué más se puede pedir? Formentera es un auténtico paraíso muy accesible, a menos de media hora en barco desde Ibiza, cuyo aeropuerto dispone de unas excelentes conexiones con España y el mundo. Por otra parte, la compañía Balearia conecta Formentera con la Península Ibérica en una ruta de unas dos horas y media desde Denia, aunque la frecuencia y la duración de salida de los ferrys varían en función de la época del año.


¡Atrévete a disfrutar del envidiable clima mediterráneo de esta isla única! Agua, sal, arena... ¡La naturaleza en estado puro te espera para que alcances un estado de relax total!