Consigue tu vuelo+hotel y conoce México DF

Imagen HEADER de fondo pequeña

¡Bienvenido a Ciudad de México o DF (denominación más popular de la ciudad)! Atrévete a descubrir la ciudad más grande de América del Norte y la ciudad hispanohablante más poblada de la tierra. La veterana capital mexicana se encuentra en el Valle de México, a una altitud media de 2240 metros. Si el día no está nublado, aprovecha los minutos antes del aterrizaje de tu vuelo para contemplar el grandioso panorama que tienes debajo de tus pies, puesto que será difícil, una vez en tierra, darte cuenta de las dimensiones de esta megalópolis. Lamentablemente los días de cielo despejado escasean por la contaminación que sufre la ciudad, pero igual vas a tener suerte.


Construida por los aztecas con el nombre de México-Tenochtitlan en 1325, DF fue destruida por los españoles en 1521 y reconstruida en 1524. El dominio español terminó al concluir la guerra de independencia en 1821.


En el Zócalo, centro neurálgico de Ciudad de México, una enorme bandera nacional preside la gran plaza, a la cual se asoman la Catedral y el Palacio Presidencial, dos visitas indispensables para entender la historia no sólo de la capital sino de todo un país. Además, en el Palacio Presidencial podrás admirar los murales de un gran artista mexicano, Diego De Rivera. Es frecuente en el Zócalo encontrarse con el rodaje de algún anuncio televisivo o con alguna manifestación de comunidades locales, puesto que este enorme espacio es considerado como el corazón de México entero.


DF siempre ha estado en la vanguardia de la escena cultural mexicana. El arte, la música, la danza y el teatro están por todas partes, empezando por Frida Kahlo, todo un icono para México.La multitud de objetos expuestos en su residencia, la Casa Azul, en el barrio de Coyoacán, cautiva al visitante, acercándolo a la faceta más personal de esta grande artista.


Aunque no nos van los tópicos, quien dice México dice mariachi, un género musical incluido por la UNESCO en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Plaza Garibaldi en DF es el territorio de los mariachis, músicos procedentes de todo el país que esperan a que alguien les solicite sus emocionantes historias.


Si tanto contexto urbano empieza a saturarte (y como no, en una megalópolis) puedes desconectar en el Bosque de Chapultepec, un grandioso parque donde se sitúan el zoo, el Auditorio Nacional, el Museo Antropológico (muy recomendable) y el Castillo de Chapultepec, un buen punto panorámico para contemplar la ciudad. 


Para moverte en DF te aconsejamos tomar las precauciones mínimas que cada experto viajero pondría en práctica, especialmente en los traslados nocturnos, pero la fama de ciudad insegura o peligrosa ya no pertenece a la capital mexicana.


No te podrás ir de DF sin haber probado su rica gastronomía, tanto en los restaurantes locales como en los puestos de mercados más concurridos, donde huele a maíz y a carne adobada que te mueres. También una buena táctica para apreciar la comida mexicana es apuntarse a un curso de cocina: una experiencia diferente, seguramente muy útil si una vez de vuelta querrás sorprender a tus amigos.