Consigue tu vuelo+hotel y conoce Vigo

Imagen HEADER de fondo pequeña

Vigo, puerta del Atlántico. La ciudad olívica destila personalidad. O personalidades, ya que cada parroquia posee su propia idiosincrasia: Bouzas, Teis, Lavadores, Bembrive... Entre todas han gestado una ciudad de 300.000 habitantes, la más poblada de Galicia. ¡Y eso que hace un siglo no era más que una villa marinera!


El mar de Vigo sigue estando presente en el imaginario colectivo. Su puerto, base de operaciones de la multinacional Pescanova, es uno de los principales puertos pesqueros del mundo y, durante décadas, fue el punto de salida de miles de gallegos que emigraban a las Américas a labrarse un futuro mejor. Además, de la ría de Vigo, la más meridional de las famosas Rías Baixas, se extraen muchos de los apreciados manjares de la gastronomía gallega, que van directos del mar a las tradicionales plazas o mercados de abastos: O Berbés, al lado del puerto, donde las pescantinas exhiben con orgullo el producto de la ría; el mercado del barrio de O Calvario, donde además de los productos del mar se vende pan gallego, verdura fresca y todo tipo de fruta; o el mercado de O Progreso, en pleno barrio histórico (en gallego, Casco Vello).


Entre las estrechas calles de este Casco Vello se esconden pequeñas joyas como el Mercado da Pedra, uno de los principales hervideros de gente en la ciudad donde puedes encontrar ropa y productos tecnológicos a precios muy económicos. Una vez hayas hecho tus compras, puedes catar unas ostras justo al lado del mercado, en la Rúa da Pescadería. No obstante, cualquier restaurante del Casco Vello es bueno para ir de tapeo y degustar las maravillas culinarias de esta tierra. Eso sí, ¡no te olvides de regarlas con un excelente albariño de la Denominación de Origen Rías Baixas!


Motor económico del sur de Galicia y ciudad industrial por excelencia, el comercio es también una fuente inagotable de actividad. Entre el Vigo más vetusto y el Vigo más moderno, la Rúa do Príncipe cuenta con multitud de tiendas de moda y de objetos varios. Pero en medio de la vorágine propia de una ciudad de 300.000 habitantes, el contorno de la Rúa da Oliva, la Rúa da Palmaola Rúa Real sigue conservando su alma de pueblo gallego, donde las pequeñas tiendas artesanales, la tranquilidad y el trato amigable de sus gentes son una constante. En esta zona se encuentra la robusta Concatedral de Santa María, a la que los vigueses se refieren como La Colegiata. Tras admirar la belleza de la pequeña Praza da Constitución, llegarás a la Porta do Sol. En esta plaza no se comen las uvas, como sí se hace en la plaza homónima de Madrid, pero este es el punto desde el cual vigila la ciudad el Sireno, una reconocible escultura de Francisco Leiro. Y es que Vigo está poblada de esculturas con personalidad: los caballos de la Plaza de España, los redeiros de la Gran Vía, la Puerta del Atlántico en el barrio de As Travesas...


Pero no podemos olvidarnos del principal tesoro de la ciudad. Una joya donde la naturaleza se esmeró para hacernos un verdadero regalo. Las míticas Islas Cíes, guardianas de la ría de Vigo y fuente inagotable de leyendas, son testigos de acontecimientos históricos como el desembarco del corsario inglés Francis Drake. Su arenal más extenso, la Praia de Rodas, fue elegido por el periódico The Guardian como la playa más hermosa del mundo. Motivos no le faltan: ¡sus aguas cristalinas rodeadas de una frondosa vegetación verde no tienen nada que envidiar a las playas del Caribe! Eso sí, échate mucha protección solar y aclimátate a las frías aguas atlánticas. Todo un paraíso a unos tres cuartos de hora en barco desde el Puerto de Vigo con un camping en el que incluso puedes trasnochar. ¡Pero con sentidiño!: en la isla no existen papeleras, por lo que no te dejes en casa bolsas para depositar tu basura.


Las mejores épocas para visitar las islas y la ciudad son la primavera y el verano(y si eres valiente, en invierno también). Te puedes llevar una sorpresa con el calor: ¡Vigo goza de un excelente microclima cálido! Una excusa perfecta para pegarse un baño en Playa América, a media hora en coche, o en la playa de Samil, arenal vigués por excelencia no muy lejos de la isla de Toralla, que conserva restos de una villa romana. Tras cruzar el emblemático puente de Rande, que conecta Vigo con el resto de Galicia, puedes disfrutar de alguno de los múltiples arenales de Cangas, al otro lado de la ría. Allí la playa nudista de Barra o la playa de Melide son lugares recogidos donde el tiempo se detiene. Muy cerca se encuentra el Cabo do Home, un impresionante enclave desde el que podrás divisar la mejor puesta de sol del Océano Atlántico.


Sin embargo, las vistas desde el Monte do Castro, que se eleva a 149 metros de altitud, no tienen nada que desdeñar. ¡Y sin salir del centro de Vigo! Este extenso parque urbano cuenta en su parte más alta con un castillo que ha presenciado el devenir histórico de la ciudad. El Monte Alba, en Valadares, y el Monte da Guía, en Teis, también regalan paisajes perfectos para tu cámara y son escenarios ideales para realizar una buena caminata de senderismo. Pero si lo que buscas son ligeros paseos urbanos, tu sitio son los jardines de la Praza de Compostela o el Parque de Castrelos, que en su interior custodia un señorial pazo del siglo XVII.


El estadio de Balaídos, donde el Celta de Vigo juega como local, es el escenario en el que los mejores jugadores de la liga española de fútbol se dejan la piel. ¡Especialmente en el derbi gallego contra el Deportivo de A Coruña! Pero si prefieres pasar un día en familia sin dejar de aprender, Vigo te ofrece múltiples opciones. El Vigozoo, por ejemplo, es uno de los dos únicos zoológicos de Galicia y en él tienen su morada multitud de mamíferos, aves y reptiles entre un sinfín de plantas y arbustos. El MARCO exhibe las propuestas artísticas más vanguardistas. El Museo do Mar muestra la riqueza marina que se esconde bajo las aguas de las rías gallegas. Y el Verbum (o Casa das Palabras) es el paraíso perfecto para los amantes del lenguaje y la comunicación humana.


¡Cómo no, no podemos olvidarnos de la diversión! Con multitud de fiestas donde los buenos platos de la cocina gallega adquieren todo el protagonismo, Vigo también era ya en los 80 el epicentro de la movida viguesa. ¡Y en la actualidad sigue siendo un punto de referencia en la marcha nocturna de Galicia! La zona de Areal se pone guapa con el ambiente más chic de la ciudad y ritmos latinos y electrónicos; Churruca, con un estilo más underground, se viste de indie, de reggae y de rock; y el área entre Samil y Beiramar es perfecta para poner el broche de oro a una intensa noche.


Como complemento a una gran ciudad, el área metropolitana de Vigo está salpicada por multitud de pueblos y pequeñas ciudades que valen la pena tanto o más que el propio Vigo. Cata unos sabrosos chocos en su tinta en Redondela, unas ostras en Arcade o unos mejillones de la ría en Moaña o en Chapela. Visita en Baiona el Castillo de Monterreal, fortaleza que custodia la primera villa donde se supo de los descubrimientos de Cristóbal Colón. En A Guarda, admira el hermoso estuario que forma el río Miño a los pies del Monte de Santa Tecla, donde se halla un castro megalítico. Y en lo alto de la ciudad de Tui, capital de provincia del antiguo Reino de Galicia justo al lado de la vecina Portugal, admira la esplendorosa catedral de estilo románico y gótico. ¡Ah! Y no te olvides de la encantadora Pontevedra. A tan solo 28 kilómetros de la ciudad olívica, el casco histórico peatonalizado de la que llaman A Boa Vila ("la buena villa") es uno de los mejor conservados de Galicia. Tus paseos por la Praza do Teucro¸ la Alameda o la Praza da Peregrina, con su simbólica iglesia del mismo nombre, harán que te enamores todavía más de las Rías Baixas.


Con aeropuerto propio poseedor de conexiones a algunas urbes españolas y europeas, Vigo es una ciudad marinera con los pies en la tierra. Desde el aeropuerto no tienes más que coger un Vitrasa (nombre de la compañía de transporte urbano de Vigo) que te deja en la céntrica plaza de Eugenio Fadrique y... ¡voilà! ¡Tendrás a Vigo a tus pies! No obstante, los aeropuertos de Santiago de Compostela y de Oporto disponen de un mayor número de conexiones aéreas y el segundo cuenta con servicios de autobús directo hasta el centro de la ciudad olívica.


Vigo, urbe cosmopolita, abierta y divertida, motor de Galicia por tierra y mar. Consciente de su humilde pasado... y de su prometedor futuro.

Últimas ofertas de Vuelo+Hotel a Vigo

Rutas Encontrado Precios
Vuelo+Hotel Madrid - Vigo hace más de 1 día 228
Vuelo+Hotel Barcelona - Vigo hace más de 1 día 149

Ofertas Vuelo+Hotel en Vigo

Salida el díaPrecios desde
Hotel Mexico *** 2017-07-30228